Consecuencias del bullying en el desarrollo de la autoestima

Tanto los niños o jóvenes que son acosados como los que acosan a otros pueden tener problemas graves y duraderos. En este artículo te explicamos algunas de las consecuencias que puede traer este comportamiento para la sociedad en general.

El bullying es un comportamiento no deseado agresivo (verbal o físico) entre niños y también jóvenes que implica un desequilibrio de poder real o percibido. Normalmente el comportamiento es repetitivo a lo largo del tiempo. Tanto los niños o jóvenes que son acosados como los que acosan a otros pueden tener problemas graves y duraderos.

¿Cuándo se considera bullying?

Para que se considere bullying, el comportamiento debe ser agresivo e incluir:

Un desequilibrio de poder

Los niños o jóvenes que acosan utilizan su poder (como la fuerza física, el acceso a información embarazosa o la popularidad) para controlar o dañar a otros. Los desequilibrios de poder pueden cambiar con el tiempo y en diferentes situaciones, incluso si se trata de las mismas personas.

Repetición

Los comportamientos de intimidación ocurren más de una vez o tienen el potencial de ocurrir más de una vez. El bullying incluye acciones como amenazar, crear y difundir rumores, atacar al otro verbal o físicamente y excluir a la persona de un grupo de forma intencional.

4 Consecuencias del bullying en el desarrollo de la autoestima

Entre las muchas consecuencias producidas por el bullying, vamos a mencionar las que se consideran más importante:

1- Pérdida de confianza

Uno de las primeras consecuencias del bullying en la autoestima es la duda o la pérdida de confianza. El niño o joven puede sentir, por ejemplo, que no es tan bueno en un deporte concreto como el acosador, o que ni siquiera debería molestarse en probar en un equipo.

Lo triste es que muchas veces el acosado si es bueno en una actividad concreta, y el acosador está celoso de su talento, por lo que hace todo lo posible para menospreciar al objetivo.

2- Autocrítica o rechazo

Cuando los niños o jóvenes son constantemente menospreciados por algo, llegan a creer que es verdad. Cuando se les menosprecia por algo que no pueden cambiar, como su estatura, el color de su piel u otro atributo físico, se vuelve aún más perjudicial para su autoestima.

Tienden a creer que son menos persona simplemente porque otra persona se burla constantemente de ellos debido a sus diferencias. Hay que enseñar a las personas que todo el mundo es diferente de una forma u otra, y que eso es lo que hace que la especie humana sea tan apasionante. Si todos fuéramos iguales, ¡seríamos aburridos!

3- Mojar la cama

Una de las consecuencias del bullying en la autoestima del afectado es la enuresis. Las investigaciones indican que los niños acosados tienden a ser más propensos a mojar la cama más adelante en su infancia, lo que a su vez daña su autoestima y hace que eviten las situaciones sociales nocturnas, como las fiestas de pijamas y los campamentos.

4- Aislamiento

Cuando la autoestima de un niño o joven se ve gravemente dañada, puede optar por evitar por completo a sus amigos y familiares. También puede estar deprimido o ansioso. El aislamiento puede conducir a problemas más profundos, y también puede hacer más difícil ver cómo surgen esos problemas.

El acoso o bullying actualmente es muy común entre los niños y jóvenes en etapas escolares, aunque también se puede observar en adultos en ambientes laborales. Es importante que esta problemática sea atendida a tiempo por un profesional e inculcarles a los niños desde casa que todos somos iguales y que debemos respetar a los demás.

Construye tu historia de éxito

Damos crédito a tu Talento

Construye tu historia de éxito

Damos crédito a tu Talento