Guía básica para utilizar tu primera tarjeta de crédito

¿Te acaban de asignar tu primera tarjeta de crédito? Una tarjeta de crédito es una forma cómoda de hacer compras y obtener recompensas. Sin embargo, no debe utilizarse para comprar cosas que no puedes pagar. Si tienes una idea realista de cuánto puedes gastar y pagar a final de mes, no puedes pasarte de la raya. Descubre aquí cómo usarla adecuadamente.

En FUNDAPEC nos interesa que tu futuro no se vea afectado por deudas vanas o por no saber cómo manejar tu primera tarjeta de crédito. Continúa leyendo para conocer los mejores consejos.

Aprende a utilizar tu primera tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito puede ser un aliado valioso o un enemigo formidable, dependiendo de cómo la uses. Usada sabiamente, es útil en más de una forma. Si eres cuidadoso y previsor con el crédito, estás en el camino correcto.

Para mantener el control, a menudo es suficiente no ceder a todos sus impulsos de compra momentáneos. Consulta las siguientes recomendaciones de uso de tu primera tarjeta de crédito.

Elige la tarjeta que más te convenga

En primer lugar, elije una tarjeta de crédito que se adapte perfectamente a tus necesidades, no a tus aspiraciones de límite de crédito. Esto reduce en gran medida el riesgo de encontrarse endeudado más allá de tu capacidad de pago.

Se trata de hacer una elección acertada en función de tus ingresos, el número de personas a tu cargo, tus hábitos de consumo, etc. Asimismo, infórmate bien sobre las tasas de interés y condiciones de uso que imponen las diferentes tarjetas.

Establece un buen informe crediticio

El buen hábito de pagar el monto total del préstamo en cada fecha de vencimiento te permitirá construir un buen historial crediticio. Esta es una marcada ventaja cuando llega el momento de pedir prestado monto mayor, como por ejemplo para la compra de una casa.

En efecto, el puntaje crediticio es el equivalente a la calificación que le otorgan las agencias de informes crediticios en función de sus hábitos de pago. Cuanto más pagues tus préstamos a tiempo y en las condiciones estipuladas, mejor será tu calificación crediticia.

Evita pagar intereses en tu primera tarjeta de crédito

Obviamente, nadie puede predecirlo todo; siempre hay gastos inesperados en la vida. Una tarjeta de crédito es una buena manera de hacer frente a estas emergencias menores de inmediato, siempre que pagues el saldo en su totalidad en la fecha de vencimiento o antes.

De esta manera, reduce al mínimo los costos de interés inherentes a sus transacciones y obtiene ahorros significativos al mismo tiempo. Dicho esto, ahorrar y crear un fondo de emergencia personal sigue siendo una herramienta mucho mejor que una tarjeta de crédito para cubrir gastos imprevistos.

Usa el mapa sabiamente

Además de ser una buena herramienta para construir su reputación financiera, la tarjeta de crédito es práctica, incluso esencial, cuando llega el momento de alquilar un automóvil o reservar una habitación de hotel y entradas para espectáculos.

Prueba un presupuesto como el método 50/30/20, que sugiere gastar el 50% de tu sueldo en necesidades como la vivienda y la comida, el 30% o menos en artículos que quieres, pero no necesitas, y el 20% o más en ahorros y pago de deudas.

Por último, un plan de crédito educativo puede ser un buen motivo para utilizar una tarjeta de crédito, otra opción es buscar a micreditoeducativo.com donde puedes disfrutar de los mejores créditos educativos.

Construye tu historia de éxito

Damos crédito a tu Talento

Construye tu historia de éxito

Damos crédito a tu Talento